Create an Account
Close
5 febrero, 2019

El tipo de residuos más polémico y más consultado. Son muchas las preguntas alrededor de las pilas, y son muy pocas las respuestas, lamentablemente. Sin duda son parte de nuestra vida y están en muchos de los artefactos que usamos: empezando por el control remoto, el reloj, la cámara de fotos, la muñeca que habla… etc.  Son muy prácticas y nos salvan en muchas ocasiones, pero…. ¿Qué hacemos con las pilas cuándo no sirven más? Las pilas, al ser desechadas, se oxidan con el paso del tiempo por la descomposición de sus elementos y de la materia orgánica que las rodea, lo que provoca daños a la carcaza o envoltura y, por consiguiente, se liberan al ambiente sus componentes tóxicos, contaminando los suelos cercanos y los cuerpos de agua superficiales o subterráneos.

Las pilas alcalinas son las más contaminantes

Uno diría que hay que hacer lo que dice la ley,y ahí es dónde se pone complicado: como son de consumo masivo y su generación es universal y dispersa, la  ley 1854 (de Residuos Domiciliarios) considera a las pilas como un Residuo Domiciliario, por lo tanto le corresponde a cada gobierno local gestionar su tratamiento. No obstante se admite que contienen metales pesados, de alta toxicidad, considerados en la ley 24.051 (de Residuos Peligrosos), con lo cual debería tener un tratamiento especial. Así que las pilas son consideradas ¨Residuos peligrosos de producción universal¨.Esto quiere decir que son producidos masivamente en los hogares o comercios pero que deben recibir un tratamiento diferenciado. Entonces… ¿Quiénes son los responsables de gestionar dicho tratamiento?

Actualmente se habla de la ¨Responsabilidad Extendida del Productor¨, estableciendo que los productores son responsables,  no sólo de generar el menor impacto posible con los métodos de producción y los materiales usados, sino que también tienen que asumir la responsabilidad de disminuir el impacto de sus productos una vez que éstos se convierten en residuos.

También es cierto que los productores producen porque hay un mercado que consume, y es ahí dónde entramos nosotros como responsables del cambio. Los tres actores involucrados deben asumir cierta responsabilidad, los productores como generadores de la contaminación, los consumidorescomo responsables de uso y separación, y el Estado como responsable de proveer un ambiente sano para la población. Si estos tres actores asumen su responsabilidad, el destino de las pilas será mucho más saludable, para todos, ya que al fin y al cabo todos necesitamos un ambiente más limpio.

Tipos de pilas y baterías
  • Pilas primarias o no recargables: son las pilas desechables, cuyos componentes químicos al convertirse en energía eléctrica, ya no pueden recuperarse.
  • Pilas secundarias o recargables: son las que se pueden recargar, contenidas en parte de las baterías de teléfonos celulares, particulamente dañinas por su contenido de cadmio.
  • Pilas Botón: Las más peligrosas, tóxicas, contienen mercurio en cantidades apreciables (hasta un 30% de su peso). Estas son utilizadas en equipos especiales (juguetes, relojes, audífonos, etc).

Según la ley 26.184 de Energía Eléctrica Portátil, sancionada en 2006, controla el ingreso y fabricación de las pilas primarias (las pilas comunes, de alta potencia y las pilas alcalinas AA y AAA), prohibiendo la fabricación, ensamblado e importación de pilas y baterías primarias cuyo contenido de mercurio, cadmio y plomo no hubiere sido reducido en fuente. No sólo eso, sino que prohíbe su comercialización en todo el territorio de la Nación a partir del año 2010. Las personas responsables de la comercialización de las pilas comunes (no recargables) deben atravesar un proceso de certificación llevado a cabo por el INTI para demostrar que los contenidos de metales son los adecuados.  Es por esto que se asume que pueden ser descartadas con los residuos comunes.

Las pilas secundarias o recargables no entran en dicha normativa, por lo tanto requieren un tratamiento diferenciado. Las empresas productoras, importadoras, ensambladoras deben hacerse responsables de dicho tratamiento. Por eso, las pilas recargables pueden llevarse a los puntos de venta de las marcas fabricantes, quienes se encargan de reciclarlas. De esta forma, vuelven a obtener los metales que las conforman (para hacer nuevas pilas) y las carcazas las reciclan como aluminio, también para hacer nuevas pilas u otros productos.

Conocé donde llevar tus pilas recargables para reciclarlas acá.

Autora: Mercedes Val de dondereciclo.org.ar

Deja un comentario

Back to Top
Hola en qué podemos Ayudarte?
Powered by